Jeep Gladiator 2020, el Wrangler convertido en pickup
11/28/2018 Salones del Automóvil

Jeep Gladiator 2020, el Wrangler convertido en pickup

Se trata del pickup de tamaño mediano más capaz de la historia.

Una vez más Jeep vuelve a tener un pickup dentro de su gama de modelos con la reaparición del Gladiator, un vehículo que combina las sobresalientes capacidades off-road ya conocidas en la nueva generación del Wrangler pero con la versatilidad de un pickup.

Historia

Aunque para algunos resulte toda una novedad que Jeep tenga un pickup en sus filas, es un hecho que la tradición de estar inmerso en este segmento no es nada nuevo para la marca, de hecho va más allá del origen de la compañía como tal, pues el primer vehículo de este tipo fue el Willys Overland Pickup -basado en el el CJ-2ª- que data de la década de 1940.

De ahí en adelante, fueron surgiendo otros ejemplares con carrocería de pickup, ahora si bajo el emblema de Jeep. Dentro de esta lista, está el FC-150/170 Pickup (1957-1965), el Gladiator / J-Series Pickup (1963-1987), el CJ-8 Scrambler: 1981-1985 y el Comanche (1986-1992).

El regreso del Gladiator

Si bien Jeep tenía la intención de volver al segmento de los pickups por allá de 2005 con la aparición de un prototipo denominado como Gladiator, la crisis económica de aquella década propició que varios proyectos fueran cancelados.

Así, 13 años después de aquel intento fracasado, Jeep decidió que era el momento idóneo para volver al segmento de los pickups aprovechando la aparición de la nueva generación del Wrangler -JL-.

Retomando el emblemático nombre de Gladiator, Jeep decidió retomar el camino de los pickups por dos cuestiones: la primera es que el segmento de los pickups continua creciendo sobretodo cuando se trata de aquellos que son de talla mediana; y la segunda es que un gran sector de propietarios del Wrangler personalizan sus vehículos convirtiéndolos en pickups.

De esta manera, la marca de FCA decidió optar por acaparar este deseo de tener un pickup con todas la capacidades 4x4 por demás conocidas los demás vehículos de la gama, sobretodo en el modelo insignia: el Wrangler.

Un Wrangler convertido en pickup

Aunque pareciera que solamente se trata de un Wrangler Unlimited configurado en la parte posterior para hacerlo ver como un pickup, en realidad el Gladiator va más allá. Como parte de esta reconfiguración, tenemos que la clásica parrilla de siete ranuras tiene una mayor amplitud entre una y otra con el objetivo de mejorar la refrigeración del motor. Igualmente esta zona frontal fue perfeccionada para aumentar la aerodinámica del vehículo.

No obstante que a nivel visual este Gladiator es casi idéntico al Wrangler, al tratarse de un pickup nato, donde marca una clara diferencia es en la parte posterior. Con una caja de 1.5 metros de longitud, este nuevo modelo de Jeep tiene la misma capacidad de carga de todo pickup mediano o fullsize, esto es 725 kilogramos.

Como es costumbre en Jeep, este pickup destaca por una serie de soluciones en la zona de carga que lo hacen destacar de los competidores. Destaca la iluminación LED, el enchufe de 110 volts, los ganchos de amarre y el diseño de la ventana en el cristal trasero.

Un punto más a destacar de la caja es que además de estar protegida por medio de un spray es que la altura de la misma no es tan alta como sucede en la mayoría de los casos. Esto quiere decir que no es necesario subir a la batea para lograr tocar el piso de la misma. 

Ante la adopción de la batea, el chasis del Gladiator presenta una serie de reajustes para proporcionar una mejor distribución del peso. Esto da como resultado que la carrocería sea 31 pulgadas más larga y que la distancia entre ejes aumente 19.4 pulgadas en comparación con el Wrangler de cuatro puertas. Asimismo, la altura con respecto al suelo permite que tenga una capacidad de vadeo de 30 pulgadas.

Siguiendo la receta de este último, la carrocería del Gladiator permite que se puedan desmontar las puertas, el techo, inclinar el parabrisas o bien disponer de un techo de lona.

Adentro

Donde también existe una enorme similitud al Wrangler es en el interior. Además de tener un diseño parecido, los materiales de alta calidad y el nivel de equipamiento se hacen presentes en este Gladiator. Al igual que en el SUV, la tonalidad y el nivel de acabados van en función de la versión.

Algo que si marca diferencia es la fila posterior. Aquí los asientos traseros pueden ser plegados, formando una superficie plana proporcionando más espacio para objetos grandes en caso de ser necesario. Como opción, puede añadirse una tapa con cerradura, una solución muy práctica para almacenar objetos con seguridad cuando las puertas o el techo han sido retirados.

Respecto al info-entretenimiento, este pickup obtiene la cuarta generación del sistema Uconnect que incluye Apple CarPlay, Android Auto y la posibilidad de elegir entre dos tamaños para la pantalla táctil -7.0 u 8.4 pulgadas-.

Continuando con el equipamiento, otra más de las exclusivas en el Gladiator específicamente la versión Rubicon, es la cámara delantera que permite visualizar los obstáculos que hay sobre el terreno. De igual manera, destacan las mejoras del sistema de audio donde figura un subwoofer y una bocina portátil inalámbrica, ambos ubicados bajo el asiento trasero.  

Misma receta mecánica

En la fase de lanzamiento, el nuevo Jeep Gladiator está disponible con el conocido motor Pentastar V6 de 3.6 litros. Meses más tarde, en 2020 se incorporará a la gama el motor EcoDiesel V6 de 3.0 litros -260 caballos y 442 lb-pie de torque-.
 
Concretamente, el seis cilindros de 3.6 litros ofrece una energía de 285 hp y 260 libras-pie de torque que de la mano del sistema Start Stop, una transmisión automática de ocho velocidades, una carrocería dotada  aluminio en el capó, salpicaderas, puertas y marco del parabrisas, alcanza una gran eficiencia de combustible.

Junto a esta búsqueda de eficiencia, el Gladiator también ve una serie de mejoras en la suspensión trasera que en este caso es de de cinco brazos, con el fin de optimizar el confort de marcha, pero sin sacrificar las prestaciones todoterreno y las capacidades de carga y remolque -3,460 kilogramos-.

Como era de esperarse, el Gladiator tiene las mismas capacidades off-road que el Wrangler gracias a su estructura, al trabajo del motor y transmisión, y del basto equipo compuesto por los sistemas 4x4 Command-Trac y Rock-Trac, la tercera generación de los ejes Dana 44, los diferenciales de bloqueo electrónico delanteros y traseros Tru-Lok, el diferencial de deslizamiento limitado Trac-Lok, la barra estabilizadora que se desconecta electrónicamente y los neumáticos todoterreno de 33 pulgadas impuestos en rines de 17 pulgadas.

A la venta

Construido en Toledo, Ohio, el nuevo Gladiator llega a los distribuidores Jeep en el segundo trimestre de 2019.

¿Qué opinas? Cuéntanos