Test drive

Porsche Panamera S E-Hybrid

Poder, desempeño con una enome conciencia medioambiental

Porsche Panamera S E-Hybrid

Definitivamente al hablar de Porsche, automáticamente nos viene a la cabeza el poder y el desempeño dinámico que esas máquinas son capaces de generar.

Es bien sabido por todos que a mayor velocidad el requerimiento de combustible es mayor, y como resultante de la quema de más hidrocarburos, se generan más gases nocivos al medio ambiente.

Porsche consiente de ello lanzó al mercado una novedosa versión del Panamera, cuya mecánica tradicional coexiste con una tecnología eléctrica de movilidad y además es “enchufable” para recargar las baterías en menor tiempo y aumentar la eficiencia y duración de los trayectos con movilidad enteramente eléctrica.

Ya sabemos que Porsche ofrece una calidad suprema, el nivel de los acabados y el tacto de prácticamente todos los materiales del vehículo le gritan a todo el mundo “Soy Premium” y vaya que lo es –el precio es lo primero que nos indica que estamos ante un auto que se cocina aparte.

Lo primero que hay que destacar es el motor V6 de 3 litros supercargado, que es una novedad en Porsche, ya que el constructor alemán siempre ha confiado sus desempeños a motores aspirados naturalmente o a los turborcargados.

La versión “enchufable” del Panamera ahora ofrece hasta 36 kilómetros de autonomía puramente eléctrica, el motor entrega un poder de 95 hp, que aunado al propulsor de gasolina, nos entrega una potencia total de 416 hp.

¿Cómo funciona?

El rango de operación comienza con el motor eléctrico, que le brinda poder al Panamera para desplazarse hasta 132 km/h ¡sin emitir un solo gramo de CO2 al medio ambiente!, cuando las exigencias superan el rango del motor eléctrico entra en funcionamiento el motor de combustión, y de ser necesario está disponible toda la potencia a requerimientos del pie derecho del conductor, y es posible poner todos y cada uno de los 416 hp en pro de un manejo dinámico y deportivo ¡Evidentemente esa es una cosa que no saben hacer los aburridos Prius de Toyota o los insípidos Civic con motorización híbrida de Honda! El Panamera nos recuerda con esos hechos que es un Porsche, y por lo tanto es un pura sangre.

La carga tecnológica es impresionante, ya que como lo comenté al inicio es un vehículo “Enchufable”, es decir las baterías de iones de litio, pueden recargarse utilizando la red eléctrica y un cargador desarrollado específicamente por Porsche Design. La carga completa puede demorar entre dos y cuatro horas, dependiendo del voltaje de nuestra conexión.

Los detalles estéticos que delatan que se trata de un vehículo “verde” son las mordazas de los frenos, que están pintadas de un verde fluorescente, además de que todos los emblemas del Panamera están colocados sobre una base de ese mismo color, que los hace resaltar y una de las particularidades que pocos notarán es que en ambas salpicaderas traseras el Porsche ofrece compuertas, la del lado izquierdo es para el contacto del cargador y la del lado derecho es para el llenado del tanque de combustible.

 

En la pista 

Ya sabemos que los Porsche están plagados de particularidades y tradiciones, una de ellas y la más arraigada es la del interruptor de arranque del lado izquierdo de la columna de dirección, en éste caso solo hay que insertar una "llave" que tiene la forma de un Panamera, más nunca escucharemos el peculiar sonido del motor de arranque (marcha), solamente hay un ligero movimiento de las agujas de los instrumentos análogos –que también son de color verde fluorescente- dicho indicador se posiciona encima de la palabra READY, y con tan solo oprimir el acelerador el Panamera empieza a moverse, silenciosamente usando el motor eléctrico, si se acelera súbitamente , el motor de gasolina enciende y funcionan ambos.

Es una tarea interesante el acostumbrarse a ser sutil con el pie derecho, para tratar de circular la mayor cantidad del trayecto únicamente con el modo eléctrico, es hasta divertido interactuar con los instrumentos, y los botones situados en la consola central que nos brindan una infinidad de combinaciones de uso, sea orientadas a la economía y el rendimiento de la carga eléctrica, como del consumo de combustible, que por cierto vale la pena comentar que cuidando los hábitos de manejo, se puede lograr un recorrido de 100 kilómetros consumiendo únicamente 6.1 litros de combustible Premium ¡Se pone interesante el asunto del alto rendimiento! (aunque siendo honestos, al que se gasta $130 mil dólares en un Porsche, poco le preocupa el gasto de combustible)

El manejo es suave y silencioso, la tentación de acometer las curvas a toda prisa son demasiadas, y por un momento pienso: ¡Al diablo con lo verde! Veamos que es capaz de hacer el Panamera en la pista. La reacciones son rápidas, los cambios de velocidad de la transmisión Tiptronic S de ocho cambios es precisa y prácticamente no hay caída de revoluciones entre cambio y cambio. Las transferencias de peso en la entramada zona de curvas se sienten poco y a pesar de que el tracción trasera y tener un peso bruto de 2,100 kilos se comporta muy neutral gracias al arsenal de gizmos y nanas electrónicas que se pagan con esos 130 mil dólares, quedando como único testigo del abuso de la física un desgaste prematuro de las llantas debido a un poco de exceso en pro de la diversión.

Algunos datos duros del Panamera S e-hybrid son:

0 a 100 km/h en 5,5 seg. la recuperación de 80 a 120 km/h 3,4 seg. y la velocidad terminal ronda los 270 km/h

EL Panamera es un fiel testigo de que cuando la ingeniería decide imponerse se pueden hacer cosas muy interesantes, un auto con mucho carisma, personalidad propia y tecnológicamente avanzado.

¿Quién necesita un Panamera Híbrido?

Honestamente nadie, pero el estilo del auto retoma perfectamente aquel “slogan” que inventó Her Dr. Ing. Ferdinad Porsche y que decía así:

Construimos coches que nadie necesita, pero que todo el mundo desea.

¡NADA más cierto!

¿Qué opinas? Cuéntanos