Test drive

Maserati Ghibli S 2014

Manejamos el nuevo integrante de la familia del tridente y que sobra decirlo, es el auto más importante para la marca desde hace 99 años.

Maserati Ghibli S 2014

El nombre de Ghibli no es nuevo en Maserati. Primero fue un deportivo con motor delantero y muy bonito diseño de finales de los 60 y principios de los 70. Revivió en los años 90s en forma de coupé pero fue completo un fracaso comercial.

Ahora, Maserati presentó el nuevo Ghibli en el Salón de Shanghai de 2013. Se trata de un muy estilizado sedán que se parece mucho al también renovado Quattroporte –con el cual comparte plataforma- pero se sitúa tanto en precio como en tamaño por debajo del mismo.

El Maserati Ghibli 2014 es parte de la agresiva estrategia para comercializar más productos del tridente (falta por presentar el SUV de la marca en versión final) en la que se espera que para 2015 la marca venda hasta 50,000 unidades al año. El Ghibli tiene en la mira competir contra autos como el BMW Serie 6 Gran Coupé, Jaguar XF, Audi A7 y Mercedes-Benz CLS; sedanes de cuatro puertas que bien podrían pasar por coupés estilizados.

Se presentó con tres motorizaciones: un V6 3.0L biturbo de 325 Hp (Ghibli) y 416 Hp (Ghibli S) y una opción más de 3.0L V6 pero turbodiésel que sin duda está orientado al mercado europeo. Esto significa que el Ghibli es el auto más versátil y con más opciones de motores de la marca. A nuestro país, únicamente llegarán las versiones a gasolina ya que el diésel que se vende en México aún no tiene la calidad necesaria para funcionar correctamente.

Detrás del volante del Maserati Ghibli S 2014

Cuando vimos por primera vez las fotografías del nuevo Ghibli, pensamos: ¡es igual que el Quattroporte! Pero una vez que lo vimos en persona, nuestra percepción cambió. Es mucho más corto que el sedán insignia de la marca y mientras éste ahora está más orientado al lujo y confort, el Ghibli trata de ser un sedán mucho más enfocado al dinamismo y deportividad. Si bien es más pequeño que el Quattroporte, de todas formas es un auto grande con casi 5m de largo.

Los detalles clásicos de la marca como los faros afinados, las “ventanas” en las salpicaderas frontales y el ángulo trasero de la ventana inclinado le dan mucha personalidad y definitivamente hacen que destaque de entre sus competidores alemanes. Luce realmente bonito y sobre todo como un italiano exótico, elegante, refinado y deportivo.

La historia dentro del habitáculo es muy similar, con materiales y ensamble realmente Premium como su precio y emblema lo sugieren pero también con toques distintivos de la marca como el encendido colocado del lado izquierdo –algo que viene de la tradición de la marca en las pistas como en Porsche, los diales del tablero con fondo en azul, las cuatro puertas que carecen de marcos y las paletas de cambio en el volante que se quedan fijas al girarlo.

La versatilidad del Ghibli también está presente en el interior ya que el cliente puede optar por detalles en madera que le dan un toque más señorial o en fibra de carbono y aluminio pulido para quienes quieren que luzca completamente deportivo (que si se combina con la tapicería en rojo, transforma por completo al auto).

La pantalla de 8.4” al centro del tablero con el sistema Maserati Touch Control integra las funciones de audio con la navegación, control de clima y demás funciones del auto, sin duda un indicio de que el Ghibli quiere integrarse a la tendencia de la industria en este tipo de autos. Además, se puede optar por el sistema Bowers & Wilkins de 15 bocinas y 1,200 Watts para crear una experiencia de entretenimiento inigualable.

Algo que llamó nuestra atención es que el Ghibli cuenta con suspensión adaptativa y modos de manejo de entre los cuales el conductor puede elegir: Manual, I.C.E y Sport. En este último, la suspensión se vuelve más dura, la respuesta del acelerador más directa, la dirección más firme (de hecho podría pecar de muy dura) y el sonido del motor se deja escuchar más para transmitir una experiencia de manejo 100% Maserati.

Esto último que mencionamos sobre el sonido del motor se nota que fue algo que los ingenieros trabajaron mucho ya que para ser un motor biturbo, produce un sonido muy agradable (sobre todo en modo Sport) a altas revoluciones, con las respectivas explosiones con cada cambio de velocidad. Hablando de los cambios, estos provienen de la caja automática de ocho velocidades desarrollada por ZF que es suficientemente rápida y cómoda para este tipo de autos (también la encontramos en el BMW Serie 5, Serie 6, Serie 6 Gran Coupé y Serie 7 entre otros). Ésta, además, ya que sí responde cuando se utilizan permite que el manejo en modo manual sea realmente divertido las paletas tanto para los cambios ascendentes como descendentes.

Para terminar

A pesar de que el Maserati Ghibli 2014 tiene una marca que podemos calificar como exótica, se siente como un auto que se puede usar todos los días sin problema. Combina muy bien el mundo de Maserati (con los elementos exóticos que mencionamos antes, el reparto del peso 50:50, el diferencial de deslizamiento controlado y el sonido del motor) con los elementos de confort y calidad que se requieren en un segmento que cada día está más competido. Si bien es cierto que la red de distribución no está al mismo nivel de preparación como las marcas alemanas, (esperemos que con el tiempo crezca) elementos como el motor que deriva del Pentastar de Grupo Chrysler (recordemos que ahora son parte del grupo) y la transmisión ZF están más que probados y le darán puntos en tema de confiabilidad.

Por otra parte, podemos decir que también es seguro ya que cumple con todas los elementos necesarios para haber obtenido cinco estrellas en las pruebas de impacto de Euro NCap y el título Top Safety Pick que otorga el IIHS.

Héctor Mañón texto y fotos recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos