Tips y Consejos

Precaución con los puntos ciegos de los camiones

El buen uso de los espejos laterales minimiza los riesgos

Precaución con los puntos ciegos de los camiones

Tanto en carretera como en ciudad y estar al frente de un auto, moto o bicicleta, una de las maniobras que más estrés produce tiene que ver con circular cerca de un tracto-camión, -  Aquellos que tienen varios ejes y pueden llegar a medir hasta 9 pies de largo, situación que se complica a la hora de sobrepasarlos.
 
Pero lo realmente complicado es manejar un vehículo de tales características. Esto porque la visibilidad es bastante reducida ya que el habitáculo se ubica arriba y adelante. Y gracias a la forma y configuración de la carrocería, esta clase de vehículos cuentan con varios puntos ciegos. 

Laterales: las grandes zonas que existen en los dos lados de los camiones son altamente riesgosas debido a los amplios espacios que requieren para girar. Esto porque durante el momento de la maniobra es imposible ver los autos que ruedan directamente detrás de ellos, o a su lado. Asimismo, incluso al momento de cambiar de carril estos puntos ciegos laterales son muy peligrosos, ya que los tractocamiones suelen ser demasiado altos. En este caso los puntos ciegos son creados por los páneles traseros y laterales de la carrocería, lo que genera un punto ciego más grande.

Capó: por el tamaño, el conductor se encuentra ubicado en la parte alta, lo que hace que la tapa que cubre el motor sea muy grande, situación que genera un punto ciego bastante amplio tanto hacia delante, como hacia los lados del tracto-camión.
 
Parte trasera: tanto en rígidos como articulados este punto ciego es fijo, independientemente si el vehículo va cargado o no. De ahí el texto que suelen colocarse en algunos camiones en la parte de atrás: “Si no puede ver mis espejos yo tampoco lo puedo ver”. Es por eso que al conducir muy pegado a un vehículo pesado, en caso que frene abruptamente, se corre el riesgo de estrellarse de frente o, en el peor de los casos, de terminar debajo del camión.
 
Más allá de los Espejos 

- Cuando se conduce un vehículo pesado, antes de realizar un giro, cambio de carril, adelantamiento, etc. se recomienda mirar al menos dos veces el espejo retrovisor antes de realizar la maniobra. Si la primera vez no se divisa nada se debe esperar un par de segundos y volver a mirar.

- Para minimizar los riesgos se deben acomodar los espejos retrovisores externos de tal manera que se pueda ver la parte de atrás del vehículo, más no sus costados. Con esta configuración, además se facilita maniobrar el tracto-camión en espacios cerrados.

- Lo ideal es que el conductor utilice una visión periférica, que además de estar revisando los espejos, implica dar vistazos por encima de los hombros cuando sea  necesario.

- Un pequeño movimiento del cuerpo hacia adelante permite ampliar el ángulo de visión externo en el espejo, lo que permite al conductor contar con un mayor campo visual.

- Otra manera de reducir los puntos ciegos es mediante el uso de espejos convexos. Sin embargo se debe tener mucho cuidado ya que las imágenes que se reflejan en tales espejos no son reales en cuanto al tamaño y la cercanía que reflejan. 

Fernando Díaz recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos