Consejos para evitar la insolación de los niños en el interior del automóvil
9/18/2017 Investigación

Consejos para evitar la insolación de los niños en el interior del automóvil

Esta peligrosa situación puede llegar a matarlos

Como sucede cada año, el verano trae consigo una onda de calor que hace que gran parte del país tenga elevadas temperaturas, lo que ocasiona que sea inevitable el uso del aire acondicionado en nuestras casas, oficinas y en el automóvil.

Refiriéndonos a este último, es importante mantener el auto fresco durante nuestros recorridos o al estar estacionados para no sufrir las secuelas del calor como puede ser la insolación.

Una situación mortal

De 1998 a la fecha, más de 700 niños, 719 para ser exactos, han muerto debido a una insolación después de haber sido abandonados o atrapados en un vehículo con altas temperaturas en el interior. Aunque pareciera que esto no le puede pasar a ninguno de nosotros, lo cierto es que nadie esta exento de cometer el error de dejarlo olvidado en el automóvil.

Para que este tipo de situaciones peligrosas no sucedan, sobre todo en las épocas de calor, es importante seguir estos consejos:

  • Mirar antes de activar los seguros. Entrar en la rutina de siempre comprobar los asientos traseros de su vehículo antes de cerrarlo y caminar.
  • Un recordatorio. Lleve un peluche u otro juguete de su hijo y llévelo en el asiento del copiloto como un recordatorio visual cuando su pequeño esté en el asiento trasero. Otra buena idea es colocar su teléfono, maletín o bolso en el asiento trasero cuando viaje con su hijo.
  • Una revisión de rutina. Si alguien más está manejando siempre verifique para asegurarse de que su hijo ha llegado con seguridad.
  • Guardar las llaves. Es importante mantener las llaves fuera del alcance de los niños. Según los reportes, 3 de cada 10 muertes por insolación ocurren cuando un niño tiene acceso a un vehículo.

No importa si no es verano

Algo que hay que tener en mente es que muchas veces la sofocación al interior de un automóvil, no tiene que ver con la temperatura exterior, es decir, no necesariamente tiene que hacer calor para que un niño muera encerrado en un vehículo. Por ejemplo, en un día fresco en el que el termómetro marque 57 grados Farenheit, la temperatura dentro de un vehículo puede llegar a 110 grados. Así que si la temperatura corporal de un niño alcanza los 107 grados, este morirá.

En caso de vivir en una zona del país donde los inviernos no sean tan extremos, es un hecho que la insolación puede suceder en cualquier época del año. Desgraciadamente, en lo que va de 2017, han sido registradas dos muertes por insolación en Florida.

¿Qué opinas? Cuéntanos